Se queda sin ovarios, el útero y los dedos de los pies tras insertarse un DIU

Cuenta que seis semanas después de nacer su hija en 2014, se insertó un dispositivo intrauterino o DIU, un método anticonceptivo que se coloca en el interior del útero.
En octubre de 2017, en una revisión con el ginecólogo, este fue incapaz de encontrarlo. Ni siquiera un escáner mostró el DIU.
A principios de noviembre, explica “estaba en el trabajo y comencé a tener un dolor agudo en la parte inferior derecha del estómago”. Rápidamente, fue al médico, donde le hicieron una radiografía, que mostró el DIU en su estómago.
Con ese parte médico, acudió a su ginecólogo, quien le dijo que debía operarse.
El 13 de diciembre, Smith se sometió a una operación para extraerle el DIU. Ese día, la dijeron que el anticonceptivo se había roto en pedazos y se había desplazado al hígado.
A pesar de estar sangrando, ha destacado, le fue dada el alta. Sin embargo, horas después volvió a ingresar.
“Estaba sangrando internamente”, ha dicho Smith en una página de recaudación de fondos cuya historia publica Fox News.. “Después de la cirugía, mis ovarios estaban negros y dijeron que me tenían que hacer una histerectomía”, una operación quirúrgica que consiste en extirpar el útero total o parcialmente.
“Después de la cirugía, sufrí un shock séptico”, cuenta. Esto es, una disfunción de órganos causada por una infección. Y, expresa, que en ese momento “estaba segura de que no lo lograría, de que me moriría”.
Smith perdió la sensibilidad en las manos y en los pies. No obstante, tres semanas después volvió a las primeras, mientras que los dedos de los pies comenzaron a ennegrecerse por necrosis. En mayo, tuvieron que amputárselos.
Los médicos dijeron que no debían de haberle colocado el DIU tras haber dado a luz pocas semanas antes, que fue lo que causó que este se desplazase.